viernes, 2 de diciembre de 2016

LaMia, sin nave y con aval ilimitado

Surgen dudas sobre los controles de la Dirección General de Aeronáutica Civil. El director de mantenimiento de la línea aérea señaló que la misma cuenta con una póliza de seguro

J.Carlos Salinas /Jesús Alonaca
eldeber@eldeber.com.bo
LaMia Corporation SRL, luego del accidente en Colombia, se quedó sin aviones; sin embargo, cuenta con licencia indefinida de operación otorgada por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC).


Antonio Bedregal, director del área de Mantenimiento de LaMia Corporation, explicó que el permiso que obtuvo la empresa de la DGAC para operar en el país fue solo para un avión.

“Debo aclarar que la especificación de operación de LaMia Corporation corresponde a un solo avión, este era el CP 2933, el que lastimosamente tuvo el accidente”, dijo Bedregal.

El funcionario aclaró que las otras dos naves que se encuentran en una base militar en el aeropuerto internacional Jorge Wilstermann pertenecen a LaMia Aruba, empresa que no opera en el país y que no tiene relación con la empresa que logró la autorización de la DGAC.

En cuanto a la vigencia, luego del accidente, del certificado de operación aérea comercial, Bedregal indicó que la norma señala que cuando hay muertes la misma automáticamente se suspende y no revoca hasta tener el resultado de las investigaciones y que en el caso de la empresa la suspensión es automática, más si se toma en cuenta que tenían un solo avión.

Licencia de la DGAC

Según indagó EL DEBER, el 31 de julio de 2015 la DGAC extendió el Certificado de Explotador de Servicios Aéreos con un carácter “indefinido” a la compañía LaMia Corporation.

Para obtener ese documento, el Manual de Operaciones, la Ley 2902 y la Reglamentación Aeronáutica Boliviana establecen requisitos que no reúne la empresa de capitales bolivianos.

Que la compañía disponga de equipos, instalaciones y personal adecuados para realizar operaciones seguras, el mantenimiento de sus aviones y que tenga contratados seguros que cubran su responsabilidad en los casos de accidente, son algunas de las condiciones; hoy, LaMia improvisa para atender a las familias afectadas, recibiendo cooperación de la línea Avianca y de los gobiernos brasileño, colombiano y boliviano.
Al respecto, Bedregal aclaró que las licencias no tienen fecha de vencimiento y que estas se revocan si no se cumplen con las normas vigentes.

Uno de los motivos para quitarles la licencia es si la nave hubiera volado sin una póliza de seguro, un aspecto que, de acuerdo con Bedregal, se cumplió. “La DGAC nunca nos habría dado permiso para volar si no tenemos un seguro”
Publicar un comentario en la entrada