sábado, 19 de noviembre de 2016

Wenger le roba un punto a Mourinho en Old Trafford

E.F.-Abascal
As
El Arsenal rescató un punto en su visita a Old Trafford gracias a un cabezazo de Giroud en el minuto 89 tan bien ejecutado como poco merecido. El equipo de Wenger fue inferior a los de Mourinho de principio a fin pero se agarró al poderío aéreo de su delantero centro para cancelar el 1-0 de Juan Mata en su primer disparo a puerta del partido.


Wenger sigue sin ganar a Mourinho después de 12 partidos de Premier League (7 empates y 5 derrotas) pero pocos puntos podrían resultarle más dulces que el conseguido en Old Trafford. Porque no lo mereció pero le vale igualmente para seguir en la pelea por el título y, de paso, hundir un poco más a un United que podría terminar la jornada a 10 puntos del liderato.

La primera media hora fue un reflejo del miedo a perder de ambos entrenadores. Wenger nunca escondió que el empate le valía y se reforzó con un doble pivote formado por Coquelin y Elneny. Mourinho, como ya hiciera para empatar al Liverpool, buscó también el equilibrio que le ha faltado en el inicio de temporada con la entrada de Carrick para dar más libertad a Paul Pogba y Ander Herrera.

Sólo un multiplicado Alexis Sánchez intentó romper el hielo en esa primera media hora inicial de tanteo. El United entendió entonces que necesitaba un paso al frente para evitar otro traspié y se lanzó a por la victoria en los 10 minutos anteriores al descanso. Tuvo el 1-0 hasta en tres ocasiones casi sucesivas pero el Arsenal aguantó el zafarrancho gracias a Petr Cech y al árbitro. Valencia pidió un posible penalti de Monreal antes de que el legendario portero checo negará a Mata y a Martial el primer gol del partido.

El United no se rindió y certificó ese dominio en un intenso inicio de la segunda mitad al son de un excelente Ander Herrera. El ex del Athletic, protegido por Carrick, se echó el equipo a la espalda para manejar los tiempos del partido y dirigir los bombardeos hacia la meta de Cech. Él, y no Pogba, decidía cuando el United tenía que agazaparse y cuando tocaba empujar a por el gol. Así, en el minuto 68, regaló a Mata el 1-0 tras adivinar antes que nadie un buen pase entre líneas del jugador más caro del mundo.

El United empezó a gustarse y mereció entonces un segundo gol para cerrar el partido. Rashford, convertido en extremo izquierdo tras la entrada de Rooney, lo buscó más que nadie pero fue finalmente el Arsenal el que dio el golpetazo final al encuentro gracias a los cambios a la desesperada de Wenger. El técnico francés, demasiado conservador en el inicio, sacó a Oxlade y Giroud por Jenkinson y Elneny (extremo y delantero por lateral y pivote) y el resultado no pudo ser más positivo. El internacional inglés llegó hasta la línea de fondo por la derecha y sacó un centro teledirigido a la cabeza del nueve francés para que el Arsenal sacara agua de un pozo vació.
Publicar un comentario en la entrada