miércoles, 23 de noviembre de 2016

Nicolás Maduro reconoció que hay corrupción en la petrolera estatal PDVSA

El presidente de Venezuela decretó una “reestructuración absoluta” de la compañía tras afirmar que detectó la presencia de “infiltrados”. Ordenó la creación de una comisión de “políticas transformadoras concretas”

Infobae
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aprobó este miércoles un decreto para una "reestructuración absoluta" y "un golpe de timón" de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), para "vencer la corrupción y la burocracia" que, según dijo, están presentes en esa empresa.


"La burocracia y la corrupción están unidas y son el cáncer que debemos sanar de la vida social, económica y política de la nación", dijo el jefe de Estado venezolano en cadena de radio y televisión desde el palacio presidencial de Miraflores.

Maduro consideró que la industria petrolera venezolana tiene "infiltrados" y que tendrá "cero tolerancia con la corrupción y la traición".

El jefe de Estado venezolano pidió al presidente de PDVSA y actual ministro de Energía y Petróleo del país caribeño, Eulogio Del Pino, crear de la mano de los trabajadores una comisión de "políticas transformadoras concretas" para "fortalecer" esta empresa.

"Para que la clase obrera pase al mando de PDVSA a todo nivel y haya un profundo proceso de transformación socialista, productiva", agregó el presidente venezolano, que –dijo– espera recibir un informe cada 15 días sobre cómo va el proceso de reestructuración.

Maduro también ordenó profundizar "el plan de siembra petrolera" y elevar la producción de este hidrocarburo.

El pasado 16 de noviembre el Parlamento venezolano, de mayoría opositora al Gobierno, aprobó la determinación de responsabilidad política del ex presidente de PDVSA Rafael Ramírez, a quien acusan de supuestamente estar implicado en casos de corrupción por 11 mil millones de dólares.

Sobre esto el jefe de Estado venezolano se pronunció hoy manifestándole su solidaridad a Ramírez e indicó que está siendo objeto de una campaña por parte del imperialismo.

Ramírez, por su parte, ha desestimado estas averiguaciones y asegura que el informe de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) es "falso" y que se "fundamenta en mentiras y difamaciones", por lo que adelantó que tomará acciones legales contra el Parlamento.
Publicar un comentario en la entrada