martes, 29 de noviembre de 2016

Lo que se sabe del trágico accidente que transportaba al Chapecoense

Redacción BBC Mundo
Un avión en el que viajaba el equipo de fútbol brasileño Chapecoense, finalista de la Copa Sudamericana, se estrelló este lunes en la noche cuando estaba próximo a aterrizar en el aeropuerto José María Córdoba de Medellín.


Siete personas fueron rescatadas con vida, sin embargo una de ellas, el portero Danilo Padilha, murió cuando era trasladado al hospital, confirmó la Aeronáutica Civil de Colombia.

Se confirmó el hallazgo de dos cajas negras en la zona, que servirán para esclarecer lo sucedido momentos antes del accidente, indicó el ministro de transporte colombiano, Jorge Eduardo Rojas.

El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, señaló que los restos de las víctimas fatales serán trasladados hacia Medellín, y próximamente comenzarán los trámites de repatriación a través de la Cancillería colombiana.

El alcalde describió como una "enorme tragedia" lo ocurrido.

Aeronáutica Civil de Colombia informó que el avión de la aerolínea boliviana Lamia, "se accidentó en el Cerro Gordo, en jurisdicción del municipio de La Unión, Antioquia", donde se encuentra el aeropuerto José María Córdoba.

En él viajaban 72 pasajeros, entre los cuales estaban los futbolistas del club Chapecoense, periodistas y 9 tripulantes bolivianos.

De acuerdo a varios reportes de medios locales, la Agencia de Aviación Civil de Brasil (ANAC) le había negado la autorización del vuelo chárter que el club había contratado inicialmente para su traslado a Colombia.

Por esta razón tuvo que cambiar de avión y viajar hasta Bolivia, donde la aerolínea boliviana Lamia Corporation - que inicialmente los iba a llevar desde Brasil-, despegó con un retraso de dos horas respecto de lo deseado originalmente para llegar a disputar el partido en Medellín.

La aeronave había salido del aeropuerto Guarulhos de Sao Paulo, Brasil, en la tarde del lunes, y había hecho una escala en el aeropuerto Viru Viru, de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, desde donde se dirigía luego a Medellín.

Era el único avión de la línea aérea y tenía al mando una tripulación boliviana, informó a Efe el jefe del aeropuerto de Viru Viru, Adid Cabrera.

La aeronave estaba a cinco minutos de aterrizar cuando se accidentó en una región montañosa de difícil acceso.

Lamia, Línea Aérea Mérida Internacional de Aviación, se fundó inicialmente en Venezuela, pero fue reubicada a Bolivia.
Heridos en hospitales

En total siete heridos fueron trasladados a clínicas y hospitales locales, según informes. Uno de ellos, Danilo Padilha, murió cuando era trasladado al hospital, confirmó Aeronáutica Civil de Colombia.

Radio Caracol confirmó que el primero de los heridos en ser trasladado, el lateral izquierdo Alan Luciano Ruschel, de 27 años, se encuentra en la Clínica San Juan de Dios en el municipio de La Ceja, el más cercano al sitio del accidente.

Medios de comunicación locales informaron que Ruschel llegó conmocionado en una ambulancia a la clínica, pese a lo cual preguntaba insistentemente por su familia y pedía que le guardaran su anillo de matrimonio.

Otros jugador del club, Jackson Follmann, de 24 años, fue ingresado a otro hospital local.

Y se conoce que también fue rescatado el jugador Helio Hermito Zampier.

Un periodista, Rafael Henze, también fue trasladado a un centro médico, una de las integrantes de la tripulación boliviana, la auxiliar de vuelo Ximena Suárez, se encuentra en otro hospital junto a Erwin Tumiri.

"Fallas eléctricas"

El avión se reportó como desaparecido cerca de las 21:30 hora local, 02:30 GMT, y se habría precipitado a tierra cerca de las 22:34.

De acuerdo al reporte de la Aeronáutica Civil, la tripulación primero pidió prioridad para aterrizar por falta de gasolina y segundos después declaró una emergencia por "fallas eléctricas".

"Hacia las 10 de la noche del lunes nos informaron de la desaparición del avión y de inmediato instalamos un salón de crisis en el aeropuerto José María Córdova para atender cualquier emergencia", le dijo a BBC Mundo Mauricio Parodi, director de la Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres de Antioquia, que ha liderado el operativo de rescate.

"Después de 15 minutos de no recibir información de un avión que estaba aproximándose al único aeropuerto que hay en la zona, sabíamos que había una alta probabilidad de que la aeronave se hubiera precipitado a tierra", agregó.

Cerca de 150 personas participan del operativo de socorro. Uno de ellos era el coronel Fredy Bonilla, secretario de Seguridad de la Aeronáutica Civil.

"De inmediato con la ayuda de un localizador de la policía logramos llegar al lugar y lo primero que escuchamos fueron los gritos de auxilio de los sobrevivientes", narró Bonilla en conversación con BBC Mundo.

Según Bonilla, el avión se partió en tres pero no estalló "lo que hubiera podido empeorar la tragedia".

"Estaba lloviendo mucho, había poca visibilidad debido a una neblina que cubrió la zona de accidente", describió Bonilla.

Un helicóptero de la Fuerza Aérea Colombiana enviado para las operaciones de rescate tuvo que cancelar su sobrevuelo debido a las condiciones negativas.

"Fue un rescate muy difícil pues había llovido mucho, la niebla tardó en dispersarse, pero cuando amaneció se pudo ver la dimensión del accidente", relató.

"Ahora lo que queda es llevar los cuerpos de las personas fallecidas a Medellín para iniciar el proceso de custodia y análisis. Y empezar la investigación de las causas del siniestro, que llevará algún tiempo", concluyó el oficial.

En medio de las informaciones que circularon sobre el accidente, se informó sobre la atención de dos emergencias al mismo tiempo: la del avión del equipo brasileño y la de un vuelo de la aerolínea local Viva Colombia.

"Es cierto que existió una emergencia con el avión de Viva Colombia -por una fuga de gasolina-, pero esta ocurrió y fue atendida antes del primer reporte de la aeronave que traía el equipo de fútbol", declaró Bonilla.
Una final soñada

El club brasileño de la ciudad de Chapecó, en el estado de Santa Catarina, en el sur del país, había alcanzado hace ocho días el mayor triunfo de su historia al clasificarse para jugar la final de la Copa Sudamericana frente al Atlético Nacional.

Estaba previsto que el Chapecoense jugara el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana contra el Atlético Nacional de Medellín este miércoles.

El presidente de Brasil, Michel Temer, decretó este martes tres días de duelo nacional por la tragedia de los considerados "Héroes del Oeste".

"El gobierno hará todo lo posible para aliviar el dolor de los amigos y familiares del deporte y del periodismo nacional", dijo el mandatario.

También el rival en la final se solidarizó con el dolor de los familiares y personas cercanas al club brasileño. Y pidió en su cuenta de Twitter que se le otorgará al club brasileño el título de la Copa Sudamericana 2016.

"Nacional lamenta profundamente y se solidariza con Chapecoense por el accidente ocurrido y espera información de las autoridades", dijo el club colombiano en su cuenta de Twitter.

"Que Dios esté con nuestros deportistas", dijo en su cuenta de Twitter el club Chapecoense.
Conmebol

El equipo brasileño es dirigido por el conocido técnico Caio Junior, quien estuvo al frente de Palmeiras y Flamengo, entre otros clubes.

El Chapecoense, conocido por su juego colectivo, sólo había subido a la primera división en 2014.

La Confederación Sudamericana de Fútbol suspendió hasta nueva orden todas las actividades competitivas, informó el organismo rector del fútbol en la región.

"Todas las actividades de la Confederación quedan suspendidas hasta nuevo aviso", precisó la Conmebol, que lamentó lo ocurrido.

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, se trasladará a Colombia.

Por su parte, la Confederación Brasileña de Fútbol también expresó su consternación ante el accidente.

El Chapecoense ha sido descrito por periodistas del fútbol de Brasil como un equipo pequeño y joven que goza de enorme cariño entre el público.
Publicar un comentario en la entrada