sábado, 19 de noviembre de 2016

La Juventus gana y sigue firme al frente de la liga italiana

Mirko Calemme
As
La Juve goleó al Pescara (3-0) sin apenas esforzarse, en un partido en el que Allegri decidió hacer rotaciones pensando en el Sevilla. El técnico dejó en el banquillo a Chiellini, Marchisio y hasta a Buffon: sorprendió, en Italia, la ausencia del legendario meta, cuyo sitio fue ocupado por Neto. El Pescara, que apenas cosechó 7 puntos en las primeras 12 jornadas, empezó el partido con personalidad, mostrando un buen juego de toque, y en el 24' estuvo a un paso de un clamoroso 0-1 con Caprari, que no aprovechó un pase largo de Campagnaro chutando fuera en plena área.


Poco después, la Vecchia Signora perdió a Lichtsteiner por lesión (lo sustituyó Cuadrado), pero empezó a hacerse con el control del balón y logró abrir la lata en el 36'. Khedira combinó con Mandžukic en el área y batió a Bizzarri firmando su tercer gol en esta Serie A.

En la reanudación la diferencia técnica entre los conjuntos se hizo demasiado evidente, y los bianconeri sentenciaron: Higuaín se topó con el palo tras un error de Cristante, Mandžukic marcó el segundo después de una asistencia con la cabeza de Khedira, y Hernanes redondeó el marcador con una bonita rosca desde fuera del área.

La noticia del último tramo del partido fue el debut de Moise Kean: el jovencísimo delantero sustituyó a Mandžukic y fue el primer jugador nacido en el año 2000 que jugó un partido de la Serie A italiana. De origen costamarfileño pero nacido en Italia, en el Bel Paese le apodaron “el Donnarumma de los delanteros”, y su estreno era muy esperado. Tuvo solo seis minutos, pero ya apuntó maneras. Hasta el pitido final pasó poco más: la Juve se llevó el triunfo sin apuros y reforzó su liderato (siete puntos más del Roma) a la espera de los partidos de mañana.
Publicar un comentario en la entrada