miércoles, 23 de noviembre de 2016

El Nápoles se atascó y deja todo para la última jornada

El conjunto italiano, que es primero con los mismos puntos que el Benfica, no pudo pasar del empate sin goles ante el Dinamo de Kiev. El Nápoles tuvo muchas ocasiones, pero no logró culminar.

Mirko Calemme
As
Empate a cero entre Nápoles y Dinamo de Kiev, un resultado decepcionante para los sureños, pero mucho menos del que llegó desde Turquía. Los hinchas del San Paolo vivieron con desesperación el increíble 3-3 entre Besiktas y Benfica, que obligará los partenopei a salir con al menos un punto del Da Luz para sellar el pase. El final de la Vodafone Arena le restó ilusión al choque de los italianos, que pasaron de la perspectiva de poder celebrar la clasificación en su casa a la certeza de tener que jugarse todo en Lisboa. Sarri salió de inicio, como se esperaba, con Mertens de delantero centro y lanzó a Raúl Albiol, que no veía el césped desde el pasado 28 de septiembre por su lesión muscular.


Los azzurri controlaron el juego durante una descafeinada primera parte, en la que volvió a pasar factura la ausencia de un nueve de verdad, y no 'falso' como Mertens. El belga es imparable desde la izquierda, pero en posición central a menudo acaba enjaulado, como esta vez entre Vida y Khacheridi. La dominación azzurra continuó en la segunda mitad, pero en vano. Hamsik, siempre él, tuvo las mejores ocasiones, y Gabbiadini (quien sustituyó a un apagado Insigne) intentó reavivar la artillería y estuvo cerca del gol. Los ucranianos, en busca de una clasificación ya utópica, se volcaron al ataque en el tramo final, pero sin causar sustos en la zona de Reina. El marcador no se movió: el Dinamo quedó eliminado de la competición, mientras que al Nápoles no lograr el triunfo solo le costó haberse llevado los pitos de sus hinchas. También con una victoria, la misión para la última jornada habría sido la misma: no perder en el Da Luz. Un final complicado e inesperado.
Publicar un comentario en la entrada