martes, 22 de noviembre de 2016

El Dortmund se impone al Legia en el festival del gol europeo

Gran goleada de los de Tuchel en el Signal Iduna Park. Hat-trick de Reus en su vuelta. El Real Madrid, obligado a ganar en el Bernabéu para quitarle el liderato al Dortmund.

Diego Martín
As
Partidazo en el Signal Iduna Park. Hasta 12 goles se vieron. El Dortmund hizo los deberes contra el Legia (8-4) y llegará al Bernabéu sabiendo que le vale empatar para ser primero. El partido tuvo de todo, con un primer tiempo frenético en el que se marcaron hasta siete goles.


Empezó adelantándose el Legia. El equipo polaco no clasificará, pero en esta edición de Champions ha dejado grandes ratitos de buen fútbol. De mediocampo para adelante juegan sin presión, con desparpajo. Sabedores de que son la ‘cenicienta’ del grupo, salen al campo a disfrutar. Y disfrutó Prijovic para adelantarse en el marcador alojando el balón fuera del alcance de Weidenfeller con un punterazo desde dentro del área. El meta alemán sólo pudo seguir la trayectoria del balón con la mirada.

Saltaba la sorpresa y poco duraría. El Dortmund despertó. Y de qué manera. Del minuto 17 al 28, el partido pasó del 0-1 al 4-2. Primero con dos goles de Kagawa, en los que Dembélé se apuntó sendas asistencias. Sahin, tras un mal despeje de Cierzniak, y Reus, tras otra gran combinación con Dembélé, voltearon el resultado. Antes, Prijovic había marcado su segundo gol para hacer el 3-2, que lejos de dar esperanza a su equipo fue el principio del fin para el Legia.

El Dortmund es un equipo creado para el toque y cuando tocan se gustan. El 5-2 fue un ejemplo de esa idea. Kagawa y Sahin trenzaron la jugada y Reus anotó el tanto. Si la primera parte fue un correcalles, la segunda no iba a defraudar. En ésta se pudieron ver cinco goles más. Anotó primero Reus su segundo gol en el 52’. Se ha gustado a base de bien el alemán jugando de falso nueve. Contestó Kucharcyk cinco minutos después para establecer el 6-3.

Antes de los tres últimos goles y con el partido ya sentenciado entraron Durm, Aubameyang y Schürrle y se fueron Bartra, Sahin y Dembélé, por parte del Dortmund. Passlack hizo el 7-3 a pase del recién entrado Schürrle. Volvió a responder Nikolics, a la contra, con el Dortmund replegándose tras un córner y Reus anotó su tercer y último tanto en el 92’. Tanto que valía para conceder el honor de ser el partido con más goles de la historia de la Champions, superando el 8-3 del Mónaco al Depor en 2003.
Publicar un comentario en la entrada