domingo, 27 de noviembre de 2016

Cuba deja atrás el siglo XX con la muerte de Fidel Castro

El fallecimiento del fundador de la Revolución cubana cierra un capítulo de la historia de América Latina



Pablo de Llano
Madrid, El País
Fidel Castro, el hombre que cambió la historia de Cuba con una revolución socialista que lo enfrentó durante medio siglo a Estados Unidos, murió el viernes por la noche en La Habana. Su fallecimiento a los 90 años supone la desaparición de la figura política más influyente del siglo XX en América Latina, un genio del poder tan alabado como denostado durante su larga y tempestuosa existencia. Retirado del mando en 2006 por enfermedad, su presencia en un primerísimo segundo plano siguió funcionando como pilar simbólico del régimen que fundó en 1959, aún en los últimos años de vejez, ya muy debilitado. Ahora Fidel, como le llamaban los cubanos, fueran sus adeptos o más acérrimos enemigos, no está. Cuba camina sin él por primera vez en seis décadas. La ruta que viene, capitalismo rojo de partido único, pluralismo de partido hegemónico o transición a la democracia, es todavía muy incierta.



Los galones los portó desde su retiro y los seguirá portando su hermano Raúl Castro, de 85 años. El general y presidente de Cuba fue quien anunció la muerte de Fidel en un mensaje televisivo que arrancó con voz trémula. “Con profundo dolor comparezco para informarle a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo que hoy 25 de noviembre del 2016, a las 10.29 horas de la noche, falleció el comandante en jefe de la revolución cubana”.


La reacción en Cuba fue sosegada y recogida. Muchos no se enteraron porque la noticia trascendió tarde. Cerraron discotecas y el Malecón se quedó apagado. Los cubanos que habían salido a bailar o pasear regresaron a casa. El sábado seguía la calma pero todos hablaban de ello. “Hasta los más detractores están conmovidos”, decía Leticia Rodríguez, hostelera de 56 años. “Pero todo tranquilo, esperando a que lleguen las honras fúnebres”. La mayoría de los que decían unas palabras sobre lo ocurrido ensalzaban la figura de Castro, como Francisco García, un mulato de 60 años que regresaba por la tarde a casa con intención de sentarse “ante la televisión”. García afirmaba sentir “angustia” por la pérdida de Fidel Castro. “Pero la vida continua y seguiremos perfeccionando el socialismo”.

Volviendo de buscar a su niña en la escuela de danza, Yordanka Ferrer, de 42 años, titubeaba sobre si decir algo o no y al final se arrancaba con cautela: “Qué quiere que le diga. No me siento ni bien ni mal. Yo nací con la Revolución. Él fue bueno en unas cosas y en otras no. Fue virtuoso en la educación y en la salud pero el cubano necesitaba libertad de palabra. Se vive con cierto temor”.

En la capital de la isla parecía un día normal. Los carteles propagandísticos con lemas sobre Fidel seguían ahí, los jóvenes bebían una cerveza en el Malecón, algún hombre mayor merodeaba anunciando sus cacahuetes: “Maní, maní”. Cuba no era tan expresiva como es lo propio en su cultura. Al día siguiente de la muerte de Fidel Castro, Cuba era más bien un estado interior.

“Se venía esperando pero no deja de causar una sorpresa”, apuntaba por teléfono desde la capital cubana Enrique López Oliva, profesor de Historia en la Universidad de La Habana, de 80 años. “Esto marca el fin de una etapa y el inicio de otra que la gente de la calle cree que supondrá una aceleración del proceso de cambios”, añadió.


Mientras en la isla quienes se pronunciaban en público lo hacían para loar la figura del héroe de la revolución, en Miami, el núcleo duro del exilio anticastrista se ha echó a la calle nada más hacerse pública la noticia para celebrar el fallecimiento de Castro con el estruendo de un carnaval. La Pequeña Habana, feudo histórico de los opositores a la Revolución, se llenó de gente festejando el acontecimiento. Todos agolpados con banderas de Cuba, cacerolas y tambores, gritando su satisfacción “¡Viva Cuba libre!”.

La muerte de Castro provocó reacciones de la mayoría de los líderes internacionales. El presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, el arquitecto del deshielo con la isla, reaccionó con un medido ejercicio de equilibrio: ni reproches ni halagos al fallecido líder, sí la mano tendida al pueblo cubano. Su sucesor, el presidente electo, Donald Trump, calificó a Castro de “brutal dictador” y enterró la política de Obama en este viejo conflicto. Desde Venezuela, el principal aliado de Cuba en Latinoamérica, el presidente, Nicolás Maduro, urgió a los “revolucionarios del mundo” a seguir el legado de Castro, y el líder chino, Xi Jinping, manifestó que “los chinos han perdido a un camarada cercano y un amigo sincero”.

Estaba previsto que los restos de Castro fueran incinerados el sábado. El Gobierno ha declarado nueve días de luto. El lunes y el martes tendrán lugar actos de homenaje en La Habana y el miércoles comenzará el traslado de sus cenizas en una procesión que atravesará la isla hasta llegar a Santiago de Cuba, donde se le dará sepultura en el cementerio donde reposa José Martí, el héroe de la Guerra de Independencia de España, del que Castro se consideraba continuador natural.

Con Fidel Castro se evapora el último aliento de la Guerra Fría. Se va el socio de la Unión Soviética que colocó con Moscú misiles nucleares apuntando a Estados Unidos, el líder que repelió la invasión de Bahía de Cochinos auspiciada por la CIA montado en un tanque con gafas de intelectual, el propagador de revoluciones que llevó a miles de cubanos a matar y morir bajo el sol de África, el titán geopolítico que aguantó el pulso a 11 inquilinos del Despacho Oval.

Cuba despide al dirigente que la condujo a tocar los extremos de la experiencia humana siempre en proporciones desmesuradas para lo que pudiera esperar una isla de 11 millones de habitantes. De la gloria soberanista del triunfo de la Revolución a la miseria del Periodo Especial, los años del hambre causados por la desintegración de la URSS y en el que aún hoy hunde sus raíces la carestía cubana.

Raúl Castro, mano derecha de Fidel desde los días de los combates en la sierra contra los soldados del militar golpista Fulgencio Batista, seguirá como presidente hasta 2018 y ese año dejará sus cargos, según ha prometido, aunque seguirá siendo secretario general del Partido Comunista de Cuba hasta 2021. Si la salud lo acompaña, guiará el proceso de apertura hasta entonces. Para la sucesión presidencial asoma la figura del vicepresidente Miguel Díaz-Canel, exministro de Educación con reputación de hombre moderado del aparato.

El futuro del deshielo

La incógnita es cómo evolucionará la relación con Estados Unidos cuando llegue en enero Trump, que ha dicho —aunque sus declaraciones se toman con pinzas— que tumbará la política del presidente saliente para volver al viejo esquema: exigir a La Habana la restitución plena de las libertades políticas para tener relaciones bilaterales. La inercia que ha cogido el rumbo lanzado por Obama, los intereses empresariales de compañías de Estados Unidos y la opinión pública favorable a la normalización entre los americanos podrían contener el plan de demolición de Trump.

Entre las élites conservadoras del poder cubano seguirá oyéndose el eco antiyanqui de la voz de Fidel Castro. Todavía el último año sacó fuerzas de flaqueza para escribir un artículo en el que unos días después de la visita de Barack Obama, a quien Raúl Castro había levantado la mano ante los medios como un púgil que se hermana con el otro tras el combate, puso en negro sobre blanco su beligerancia eterna ante Washington: “No necesitamos que el imperio nos regale nada”. Sean como sean las nuevas relaciones bilaterales, en la cúpula siempre se tendrá a mano la fórmula clásica. En caso de duda, Fidel Castro.

En su última aparición ante el congreso del Partido Comunista de Cuba, el pasado abril, el fundador de la Revolución cubana se despidió del pueblo que tuteló a su medida: “Pronto seré ya como todos los demás, a todos nos llegará nuestro turno”. “Pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos”. La huella de Fidel Castro será imborrable en Cuba y con seguridad su figura seguirá siendo por décadas fuente de debates a fuego vivo. Pero el comandante en jefe ha muerto y Cuba se encuentra, ya, definitivamente de frente ante el siglo XXI.
Publicar un comentario en la entrada