miércoles, 16 de noviembre de 2016

Cómo mejorar la velocidad de tu wifi un 50% en casa

TLIFE.guru
16.11.16 @tlife
A veces nos empeñamos en echarle la culpa a la compañía con la que tenemos contratado el ADSL o la fibra, y resulta que parte del problema de la velocidad del wifi es nuestro.


Lo primero que hay que tener en cuenta es que el wifi es realmente una especie de aspersor inalámbrico de los datos que nos llegan por el cable de conexión que viene de la calle (da igual si es fibra óptica o el cobre de siempre del ADSL). El router (ese aparato que nos instalan para traducir los datos) se ocupa de convertir los datos en una señal de radio.

Y ahí viene el primero escollo: por la conexión del cable pueden estar entrándonos datos a una velocidad de entre 50 y 300 megas (dependiendo de las ofertas y las tecnologías, ADSL o fibra), pero esa aspersión que realiza la antena de wifi rebaja considerablemente esa velocidad. La razón es sencilla: por el cable no hay pérdidas de datos, van directos al dispositivo; pero cuando viajan por el aire (wifi) se encuentra con escollos, interferencias, competencia con otros aparatos…

Los datos de varios estudios realizados por páginas de test de velocidad arrojan un resultado terrible: perdemos alrededor de un 65% de la velocidad cuando la señal nos llega al PC por el aire en vez de por cable (y en los móviles y tabletas no hay más remedio que la conexión wifi). En ello influye, en parte, la calidad de los enrutadores que las compañías telefónicas instalan… porque al ser gratis, son de gama baja.

Pero hay algunos consejos y trucos que pueden ayudarnos a no perder más velocidad de la cuenta sin cambiar de router. Algunos de ellos nos los han dado varios de los lectores de TLife, que nos han dejado sus comentarios en varios artículos al respecto.
¿Dónde debo poner el ‘router’? reclamar bbva

Nos cuenta eljezulin (que se presenta como técnico instalador) que “el dispositivo deberá encontrarse en un sitio central, desde el que pueda ofrecer una conexión fluida a todos los espacios que lo requieran. Además, cuanto más elevado esté el router, estará mas optimizada nuestra red; la señal wifi se emite, a modo de paraguas, por lo que cuanto más elevado esté, mejor propagación de la señal. Según el mismo lector, “este simple hecho mejora entre un 40 y un 50 % el alcance de la señal”.

Por cierto que, si es necesario, “se puede comprar un cable Ethernet que permita situarlo en la mejor ubicación”; porque, claro, la conexión del proveedor siempre sale desde la clavija de la pared.

También es muy importante que las antenas del router miren hacia arriba; que estén perpendiculares al suelo.
¿Qué produce más interferencias? ¿Qué debo evitar?

El mismo lector nos invita a no ponerlo cerca de la pared ni del techo porque la potencia de la señal se resiente. Y también es sabido que cualquier objeto metálico hace que se disipe la energía electromagnética, o sea, el flujo de datos que ella transmite.

En realidad, ponerlo cerca de cualquier aparato inalámbrico ralentiza la señal. El microondas, por ejemplo, usa la misma frecuencia que el wifi, así que es un competidor potente. Pero además es bueno ponerlo lejos de altavoces con bluetooth, monitores inalámbricos para bebés o teléfonos inalámbricos. Un metro como mínimo es lo adecuado.

Esto ocurre porque el router solamente es capaz de atender a un dispositivo en cada momento (aunque sus “momentos” son de milisegundos). Así que, si le pedimos cargar una web (o un whatsapp, un vídeo o cualquier contenido), y le llega otra petición más potente, aborta la tansmisión y espera a terminar el otro encargo. Y además lo empieza desde cero.
Otros ajustes más técnicos… si te atreves

Este consejo nos lo da xplanell, que nos explica exactamente cuál es el problema de que cada dispositivo (PC, tablet, consola, móvil) funcione con un estándar diferente entre sí, y diferente al del propio router.

Nuestro lector cuenta que “ya puedes tener un portatil con wifi 802.11AC, que si conectas una PS3 que va con el 802.11b, todos los equipos conectados a la misma wifi irán como máximo a la velocidad que es de 11Mbps, que quedan un poco lejos de los 1.300 Mbps de la 802.11ac. Por eso es aconsejable tener doble canal. Los estándares antiguos tipo wifi 802.11b/g sólo funcionan a 2.4 Ghz, y si el router no soporta doble banda no podrás separar capacidades de banda”.

Y algunas de las especificaciones de la encriptación son diferentes entre Windows, MacOS y Android, así que es bueno que sepas qué idioma habla cada dispositivo: TKIP-AES o AES.
Publicar un comentario en la entrada