domingo, 20 de noviembre de 2016

A Boca le faltó claridad y se alejó de la punta

En la Bombonera, el local y Rosario Central igualaron 1 a 1 con goles de Darío Benedetto y Teófilo Gutiérrez, quien se fue expulsado junto a Ricardo Centurión. El equipo de Barros Schelotto quedó a siete de la punta.

Buenos Aires, Clarín
Boca y Rosario Central igualaron 1 a 1 en la Bombonera luego de un primer tiempo intenso que tuvo de todo: goles, tres tiros en los palos y dos expulsados, Teófilo Gutiérrez y Ricardo Centurión, luego de que el colombiano marcara el empate y desatara un escándalo con una provocación. Un empate que deja a Boca a siete puntos de la cima, en manos de Estudiantes.


El local lo ganaba por un gol de Darío Benedetto. Pero Gutiérrez, tras empatarlo, hizo un gesto pasandose una banda por el torso, recordando su pasado en River. Además, se tapó la nariz. La provocación encendió a los de Boca y jugadores de los dos equipos se fueron a las manos y el árbitro Darío Herrera expulsó no solo a Teo, sino también a Ricardo Centurión, quien había dado una patada al autor del gol. Cristian Pavón también lo había hecho, mientras que a Carlos Tevez tuvieron que frenarlo sus compañeros.

Con once por lado, Boca proponía por los costados, con velocidad y con los movimientos de Benedetto como principal carta ofensiva. Precisamente, el nueve peleó y ganó una pelota a Dylan Gissi y definió con categoría ante la salida de Sebastián Sosa.

Sin embargo, el local daba ventajas abajo. Y Central las aprovechó cuando iban 17: Teo quedó habilitado en el área y definió de media vuelta. A su gran definición siguieron el festejo y la violencia en el campo de juego.

Con diez de cada lado, fue Boca el que más buscó, con mucho vértigo. Y tres veces fue el travesaño el que impidió el 2-1 en el primer tiempo: Tevez no pudo de media distancia, Benedetto tampoco tras un centro atrás de Fabra y Cristian Pavón que casi la mete desde el saque de esquina.

A ese primer tiempo entretenido, con acción cerca de los arcos y mucha intensidad, le siguió un complemento gris, jugado a un ritmo mucho más lento y sin claridad a la hora de generar situaciones de riesgos.

Daba la sensación de que el partido iba a terminar en un empate o que se iba a destrabar por un error defensivo. Casi pasa a favor de Central, cuando Sara le tapó un mano a mano a Camacho, quien casi aprovecha un error de Bentancur. Boca, que fue el que más insistió, apenas se acercó con peligro en un tiro libre que sacó bien Sosa.
Publicar un comentario en la entrada